Mis escritos

domingo, 21 de noviembre de 2010

Cuando te das cuenta

Qué triste es sentir odio hacia alguien con quien he compartido tantos momentos. Me cuesta asimilar que una persona que me ha apoyado en difíciles situaciones y me ha ayudado a superarlas ahora se convierta en algo parecido a un enemigo. He intentado confiar, me convencí de que era especial y quise creerle cuando aseguraba que no me haría daño.

Pero, ahora mismo, sólo tengo rabia acumulada desde hace días por su culpa. Y lo cierto es que, aun teniendo la oportunidad de decirle todo lo que me ha hecho pasar durante las últimas horas, no he sido capaz de hacerlo... No sé si porque me duele acabar así, por educación o porque estoy segura de que, después, pensaré que no hice bien abocando tanto odio en una conversación.

Quizás sería todo más fácil si fuera clara y dijera exactamente lo que pienso y siento, pero... supongo que, en el fondo, pospongo algo inevitable y doloroso con alguien que prometió ser la medicina y ha terminado siendo los efectos secundarios que agravan la enfermedad.

7 comentarios:

plinnn... dijo...

...¿y cuando, solo, quieres que te quiera... porque tú le quieres? Y lo que parece que más le gusta hacer... es tocarte las narices? No tengo respuesta para tus preguntas, ¿tú para las mías? Supongo que es pelín complicado (nos valdría la pena a veces ser calvos, pelones... bueno... no:)
un abrazo grandeeeeee :) y que tu semana tenga momentos bonitos, muchos :)

Laura. dijo...

después de la tempestad siempre llega la calma.
Tus sentimientos ahora estan a flor de piel, no te precipites en decirle lo que sientes, permítete tu tiempo, traga, respira hondo..y cuando estés preparada con todo meditado, le dices lo que llevas dentro.
Ya verás como todo pasa..cuesta, pero seguro que al final olvidamos.

besitos!

Boo nocturna dijo...

plinnn..., un abrazooo :)

Laura., tienes razón y llegó la calma... y volvió la tormeta, y volvió a llegar la calma. Demasiado tormentoso todo para mi gusto, creo. Al final, sí fui capaz de decirle lo que llevaba dentro, y fue un alivio. ¡Besos!

ele* dijo...

te entiendo, porque yo estoy igual. ese alguien meses atrás era la persona perfecta, la que me entendía y se preocupaba por mi. y de repente, todo se desvaneció. cambió. y ahora le odio por haber desaparecido y haberme hecho daño. Y por no querer "hacerme daño" y no hablarme, no responder mis llamadas, ni mensajes...nada. eso es no hacer daño? yo se lo dije. le dije que era un cobarde y que conmigo no contara para nada más! me duele, pero es lo que se merece.

Boo nocturna dijo...

Evidentemente, eso es hacer daño... Quizás sea una excusa suya, no sé. El caso es que "este" no ha desaparecido, y sí se preocupa, pero a veces hace cosas que demuestran todo lo contrario.

En fin, es todo muy complicado, ¿no? Un beso, y ojalá soluciones lo tuyo ;)

racsub dijo...

Ahora mismo estoy pasando por eso...odiar a la persona que ha estado ahi en momentos buenos y malos, me gusto mucho tu blog :) Un beso!

Boo nocturna dijo...

racsub, mucho ánimo, espero que lo superes pronto. Gracias y ¡bienvenid@!

Publicar un comentario


(: Dicen que comentar no cuesta tanto... :)