Mis escritos

martes, 27 de julio de 2010

¿Me quería?

Últimamente me ha dado por pensar que quizás, a veces, nos castigamos demasiado.

Cargamos contra lo que hemos vivido y nos preguntamos si esa persona realmente nos quería o estaba jugando con nosotros y fue todo un engaño. Y todo eso nos puede llevar a plantearnos, incluso, si alguien nos puede llegar a querer.

Pues bien, si esto fuera ciencia, diría que tengo una nueva hipótesis (todavía no he encontrado un laboratorio disponible para realizar los experimentos) y la voy a explicar a continuación, a ver qué os parece:

Partimos del supuesto de que la persona a analizar afirmó algún día que nos quería y, en más de una ocasión, sentimos que era cierto.

Resulta que, tras acabar (o no) esa relación (del tipo que sea), podemos tener dudas y preguntarnos si nos quiso de verdad o no. Cuando llegamos a la conclusión de que la respuesta es negativa, suele ser porque no entendemos algunas de sus actitudes. Dicho de otra manera, pensamos: si me quisiera, habría hecho... O lo que es lo mismo: yo, en su lugar, habría hecho...

En definitiva, reducimos todo a que la otra persona debería haber actuado como lo habríamos hecho nosotros. Pero he aquí la hipótesis en cuestión: si aceptamos que hay infinitas formas de pensar, ¿no será cierto que también existen infinitas formas de sentir y, en consecuencia, de demostrar los sentimientos?

Con esto no trato de justificar a todas aquellas personas que alguna vez han afirmado querer a alguien siendo mentira. Simplemente, intento buscar un método para sentirnos mejor con nosotros mismos cuando lo que había se acabó y nunca podremos averiguar si nos querían o no... Es decir, ya que nunca sabremos la verdad, mejor pensar en positivo y no autoflagelarnos.

Por ejemplo, mi caso: tras muchas mentiras (comprobada gran parte de ellas), decidí no sin recaer unas cuantas veces que ya no habría más porque hasta ahí habíamos llegado. Cabe decir que no era una relación de pareja, pero, presuntamente, la otra parte -contratante- tenía todo el interés del mundo en que así fuera.

Pues bien, según el día y mi estado de ánimo, puedo pensar:
a) Que era un falso mentiroso y que nunca me quiso a pesar de repetirlo mil veces por minuto.
b) Que puede que lo de quererme fuera tan real como que era mentiroso compulsivo.
c) Opción a) + nadie me querrá nunca.
d) Otras tantas que no modifican la investigación, así que no es necesario exponerlas (xD).

Según la nueva teoría (que puede que ya exista, pero no tengo constancia de ello), aparecería otra opción:
e) Me quería tanto o más como decía, pero en su manera de querer hay lugar para las mentiras; lo cual yo no comparto.

En conclusión y de manera general: en lugar de machacarnos pensando que nos han estado mintiendo/engañando, quizás deberíamos pensar que lo que esa persona expresaba sí lo sentía en realidad, pero que tiene otra manera distinta de sentir a la nuestra (que podemos considerarla mejor o peor, eso ya es otra cuestión).


(En fin, no sé lo que opinaréis, pero el aburrimiento es horrible, jajaja)

15 comentarios:

LoQuePuedoDecirDeMí dijo...

Creo que el otro día leí no sé dónde que "la vida es como una partida de póquer: a veces, para ganar, hay que arriesgar" (jaja a lo mejor lo soñé porque últimamente soy aficionada a jugar a esto por la red). Ahora que lo escribo, no sé qué tiene que ver con lo que has escrito... pero me ha venido esa frase a la cabeza.

Lo que en realidad quiero decir es que... profundizando más en tu "investigación", ¿cómo podemos justificar el dolor? Porque, hasta donde yo sé, cuando quieres a alguien lo que menos quieres es hacerle daño.

Además, ¿de verdad vale la pena pensar que una persona tan cruel nos quiso? Como dijo Jorge Bucay, "quien pudiendo evitarte un momento de sufrimiento no lo hace, no te quiere".

Una persona que ha mentido tanto, también podría ser capaz de mentir respecto a lo que siente, ¿no?

Aunque es verdad que a veces preferimos pensar que alguna vez nos quisieron, aunque lo hicieran de la peor forma posible, pero sintieron algo bonito hacia nosotros. Qué difícil es explicarse. El caso es que eso sólo lo saben ellos.

Una vez más, seguimos sin respuesta (creo yo).

Boo nocturna dijo...

No sé por qué no me sorprende que metas al póquer en esto... jajajajja.

Como he dicho, no se trata de justificar el dolor ni a quienes han hecho sufrir (soy la primera que odio a la gente así). Simplemente, es una manera de pensar en positivo sobre algo que, al fin y al cabo, nunca sabremos si fue real o no.

Yo tampoco sé si me explico... jajaja.

plinnn... dijo...

Yo lo que creo es que se aburría mucho, y decidió matar el tiempo, antes que a mí (vale, en lo último me he pasado, pero de lo primero estoy convencida) y llega un momento en el que hay que experimentar cosas nuevas, que los juguetes muy usados son cansinos:) creo que hoy no tengo buen día para comentar, yo he estado leyendo todo el día y casi que he descubierto que no me gusta demasiado jane austen, y además la traducción adolece de loísmo :s Disfruta de los días de luz y calor!!

Boo nocturna dijo...

Jajajaja, plinnn..., ¿tú también? ¿Por qué os aliáis contra mí? Jajajaja.

Efectivamente, me aburría (mucho). Lo de los juguetes muy usados... esto... ¿a qué te refieres? xDDDDDDDD. Ay, señor, hoy desvarío...

Muchas gracias por comentar y arrancarme unas cuantas risas :P

Por cierto, no tengo la suerte (¿o desgracia por lo que dices?) de conocer a ese autor...

PD: No he bebido, ni nada que se le parezca, jajajaja.

LoQuePuedoDecirDeMí dijo...

Después de esto, tengo una nueva duda: ¿Cuándo Jane Austen pasó a ser hombre?

Perdónala, Plinnn..., Boo nocturna no sabe lo que hace.

PD: Dejemos el póquer en paz, que hoy he salido ganando jajaja.

Boo nocturna dijo...

Jajajajajajaaja. Que ya sabía que era hombre, pero era para ver si estabais atentas... ajajajajaja. (Ya he dicho que no sabía quién era, jo T_T)

Uf, oye, ¿y si me está haciendo efecto ahora lo de la música esa que simula una droga? Estoy empezando a preocuparme... jajajajja.

Gracias a las dos :)

plinnn... dijo...

Creo que en una relación, cuando va bien, se tiende a personalizar al otro, a la persona amada, en todo lo que te rodea, por eso todo tiene tanto significado si estamos enamorados, todo lo relacionamos con esa persona: el cielo, la sonrisa de un niño, una hoja que revolotea... Y puede hacerse también lo contrario: te vas desenamorando y entonces le vas quitando a cada cosa a tu alrededor el recuerdo de la persona a la que en un momento amaste, pero que ahora, por lo que sea, ya no. Todo va perdiendo esa conexión con la persona que en su momento, era tu amor. Y si el proceso no termina ahí? En lo exterior? Y si la persona, antes amada, bien o mal, y que en mi supuesto, también amaba... empieza a notar que la otra persona, primero le quita una sonrisa, luego, una carta, luego, se tapa los oídos para no escucharla, le miente, le roba los sueños y decide que si la mira como a una cosa, un objeto, un juguete, no habrá sido más que un juego de niños jajaja. Ya ves que tengo una teoría también particular sobre la cuestión, aunque supongo que tiene poco de original, es lo que tenemos los humanos, que desde la rueda y el espejo retrovisor poco más hemos inventado:)

Espia Rusa dijo...

Seguiremos dándole vueltas siempre a ese tipo de cuestiones, somo así.

Boo nocturna dijo...

plinnn..., cielo, tú también escuchaste esa música-droga, ¿verdad? Jajajajjaa. Jo, la verdad es que no sé si he entendido tu teoría, pero a ver si mañana me levanto menos "feliz" y puedo entenderla mejor :$

Gracias por dedicar tanto tiempo a reflexionar y escribirlo aquí ^^ No sabes cuánto me alegra :)

¡Besos!

Boo nocturna dijo...

Espia Rusa, sí, todo apunta a eso... Estoy segura de que nos alegramos de no ser las únicas que le damos vueltas a ese tema :)

¡Gracias!

Isa. dijo...

Creo que el problema realmente no está en plantearse si de verdad esa persona te quiso o no, que es cierto que es algo que duele preguntarse y que tiene ciertos tintes masoquistas, sino que el problema está en tratar de entrar en parámetros "lógicos" con los sentimientos. Ya se sabe, el sentido común es el menos común de los sentidos, y cada uno considera común vaya usted a saber qué...
A mí también hay rachas en las que me da por los condicionales. Son demasiado peligrosos. Al menos conténtate con poder aprender de ellos, porque otra cosa ya no puede hacerse...
Y, por supuesto, ya te habrás dado cuenta que no eres la única que le da vueltas al asunto, aunuque sea un consuelo de tontos... ¡a veces alivia tanto! ;)

plinnn... dijo...

Las teorías son teorías :) ahora estoy con las teorías de ikea (ha habido dos bajas en las estanterías pero todo lo demás llegó bien:) cómo se suda montando muebles!! Besosss

Boo nocturna dijo...

Isa., gracias por los consejos :)

plinnn..., jaja vales para todo, xD. Besos.

Sora Mitsuko dijo...

Pero que destellos de genialidad te da el aburrimiento! jejeje, alguna vez he pensado lo mismo pero no lo he sabido plasmar tan bien como tú. Nadie es bueno o malo, simplemente no son lo que necesitamos, así de sencillo es para mi.
Abrazos genia! =)

Boo nocturna dijo...

Sora Mitsuko, ¡muchas gracias! Me alegro de que te gustase esta entrada propiciada por el aburrimiento, xD. Besos :)

Publicar un comentario


(: Dicen que comentar no cuesta tanto... :)