Mis escritos

domingo, 23 de mayo de 2010

La suerte de tener el móvil apagado

¿Recordáis al "tonto"? Parece que ayer tenía ganas de hablar... Justo el único día de los 365 que tiene el año que no estuve en casa. Bendita coincidencia.

Ayer, mi móvil y yo, todo uno. No es por nada, no es que esperara que alguien me llamase... es que no suelo tener otro sitio para llevarlo que los bolsillos.

También, el único día de los 365 que tiene el año que no me puse reloj. Las dos del mediodía y se me acaba la batería. ¡Maldito! Lo necesitaba para mirar la hora.

Las princesas vuelven a las doce; yo volví a las diez, cansada. En esas circunstancias, ¿quién tiene ganas de cargar el móvil para mirar la hora? Yo no. Además, ya hay demasiados relojes en casa. Me olvido del mundo y duermo.

Esta mañana, despierto entre rayos de luz y destellos de preocupaciones. Cargo el móvil y, al rato, lo enciendo. Sí, lo sé: la memoria de mensajes está llena. No la borré cuando se llenó, ¿para qué? Los mensajes de publicidad no es que me importen demasiado.

Me llega un mensaje. Borro uno para dejar espacio pensando a ver qué nueva estafa-promoción nos ofrecen hoy. Lo abro y... ¡ja!, era un SMS-estafa, sí, pero no de MoviStar, sino de él.

Que si quería hablar por la tarde, si me venía bien... Miro la fecha: 22/5/2010. Tarde pasada, ¿oportunidad perdida? Tiene en su móvil esa opción que te avisa de cuándo la otra persona recibe tus mensajes, así que sabrá que ayer no lo recibí...

No le he contestado y no sé si lo haré. No me apetece especialmente hablar con él, y no sé si estará dispuesto o volverá a dejarme tirada. Incluso no sé si ayer me hubiese vuelto a dejar tirada. Aunque sí me apetece aclarar las cosas.

Sólo sé que fue una suerte que se me apagara móvil y eso evitara que alguien pudiera estropearme el único día de los 365 que tiene el año que no estuve sola.

Y todavía no sé por qué vuelve cuando decido olvidarlo.

5 comentarios:

galicia maravillas dijo...

Siempre es bueno hablar, creo, un biquiño y muy feliz día:)

nubedealgodón dijo...

Parece una norma, cuando te decides a olvidarles es cuando dan más la tabarra.
Un besito y carga el móvil!

Isa. dijo...

Siempre pasa igual... las personas a las que decides olvidar aparecen en los momentos más inoportunos... y lo ponen todo del revés...
Mucho ánimo, y como te dicen por aquí ¡carga el móvil! :)

Carlos dijo...

La gente es así, nada más consigues olvidarla vuelve a pasarse por tu vida para fastidiñartela.
Pero, por suerte, hay grandes coincidencias que nos pueden salvar el día (yo siempre tengo el móvil apagado, así que... xD).
Un beso (:

Boo nocturna dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

PD: ya tengo el móvil cargado, jajaja.

Publicar un comentario


(: Dicen que comentar no cuesta tanto... :)